Conciertos

 

03-11-2017

Pablo und Destruktion & Last Train. Hika Ateneo, Bilbao


1

El Festival BIME es mucho más que un mero festvial de dos días de sala cubierta. El BIME Live es la actividad central y más mayoritaria pero en los días previos tiene lugar también el BIME PRO, destinado a todos los profesionales del sector musical. Otra Excelente idea es la del BIME City que lleva a las más importantes salas de Bilbao hasta un total de más de 40 grupos en los dos días anteriores al Festival en sí.


El ambiente esos días fue inmejorable y se vio a montón de gente por todas las salas y muchos músicos locales disfrutando de actuaciones destacadas como la de The Limboos. A todo no se puede ir y me han hablado también muy bien de Señores, The Limiñanas, Melenas, Dewolf y unos siempre desatados en directo, Los Brazos.


Nosotros gozamos en Hika Ateneo de todo un descubrimiento y de una total confirmación. El descubrimiento fueron los gabachos LAST TRAIN. Aunque llevan varios años juntos son todavía muy jóvenes y visto lo visto en directo, y escuchando muy bien su LP de debut, “WEATHERING” (Cold Frame Records), podemos vaticinar un prometedor futuro. Destacó por encima del resto la locura y la endiablada forma de cantar y tocar la guitarra de Jean-Noël Scherrer, aunque todo el cuarteto raya a gran nivel. Dicen que crecieron escuchando a Led Zeppelin y a Queens Of The Stone Age y la verdad es que esas referencias salen en directo y en el disco. Pero los momentos más violentos pueden recordar también al punk actual de Metz. Es normal también que te acuerdes de Band Of Skulls, Black Rebel Motorcycle Club, The White Stripes, The Black Keys o los Cage The Elephant en directo. También se puede nombrar a los Royal Blood, (que se salieron el viernes) o al grunge primerizo de Mudhoney. Nos hicieron gozar con la intensa y guitarrera apertura de su primer LP, “Dropped by the Doves”, en la que también destaca el potente bajo de Timothée Gérard. Destacaron singles como ese “Between Wounds” que suena a la vez a rock clásico, pero también al más actual y que tiene fantástico estribilLo, melodía y guitarras. Completa es poco. La calma relativa llegó con esa hermosa “Golden Songs”. Los momentos más garage-punk vienen con la recuperada de su anterior EP, “Way Out”. “Cold Fever” es otro potente single que ganó en directo y que no tiene nada de frío aunque sí de febril. Rítmico y afilado con fantásticos coros y riffs de guitarra cercanos al punk. No faltó tampoco el tema titular, “Weathering” que cierra con pasión uno de los debuts del año. Lento, pero con arrebatos de furia y crudas guitarras, como muchos de los momentos de su gran actuación. En el disco se puede gozar también de excelentes temas lentos como “House on the Moon” o ese hermoso y muy Velvet Underground, hasta en el título, “Sunday Morning Son” que se abre con un precioso piano y acústicas. También tiene algo de los mejores Oasis. La brutal actuación acabo con un incendiario, nunca mejor dicho, “Fire” con el cuarteto desparramado casi cayéndose y maltratando sus castigados instrumentos hasta la extenuación.  Sin duda un nombre a apuntar y a seguir en vivo y en grabaciones.


La confirmación fue el asturiano PABLO UND DESTRUKTION. Además lo que funciona, además de su entregada interpretación, son sus magníficas canciones. En su breve pero intensa actuación se centró en las canciones de su magnífico cuarto disco, “PREDACIÓN” (Sonido Muchacho). Sin duda alguna, uno de los discos del año como ya lo fue hace 2 con el también intenso “Vigorexia Emocional”. Pablo sigue entregando la vida a borbotones y lo volvió a hacer el jueves en formato dúo con la única compañía de su arrollador y espectacular batería (con camiseta de Judas Priest, por cierto). Acompañó su intensísima actuación con la proyección de imágenes en blanco y negro de una oscura película de Herzog y parece que tenía también el “Erasehead” de David Lynch en la recámara. Ambas le van como anillo al dedo a su música. Una música que galopa, nunca mejor dicho, por el folk asturiano alucinado y oscurecido. Es fácil hablar de Nacho Vegas, Manta Ray o Mus, pero también es fácil acordarse de Swans, Spacemen 3, Mar Otra Vez (Corcobado) o The Birthday Party, en los momentos más rockeros y eléctricos. Nos quedamos sin palabras ante la violencia en temas como “El enemigo está Dentro” que se acrecientan en directo. Los destellos más folk los tenemos en la preciosa “A la Mar fui por Naranjas” en la que sí se acerca más al lado intimista de Nacho Vegas. Por cierto, que pude ver a ambos asturianos muy cerquita gozando con la fantástica actuación, al día siguiente ya en el BIME Live, de otro histórico grupo de cabecera de ambos, Einstürzende Neubauten.  Pero volviendo a Pablo y a su “Predación” diremos que suena como un tiro con la gran grabación (en directo) y mezclas del siempre eficaz Paco Loco. Kaplan (Doctor Explosion, The Cynics, Peralta) al bajo suena como un cañón y Pibli a la batería es más que un pulpo. Las guitarras de Alfonso trenzadas con la suya suben también mucho la apuesta. El disco finaliza también con una “Herejes” que no falta en vivo y que es un espléndido colofón de tonos apocalípticos y con guapos arreglos. Tanto la actuación del jueves en dúo, como la del viernes ya en el BIME Live, ya con cuarteto, acabaron con esa joya-bomba emocional que es “Puro y Ligero”. Puro es un adjetivo que le va muy bien a la propuesta de Pablo, pero ligero no diría yo que él lo sea. En esta joya nos habla sin pudor, sin rubor y sin pelos en la lengua de cáncer, amor, mal y arrepentimiento. ¡Brutal! Ambos vendieron, merecidamente, unos cuantos vinilos de sus respectivos últimos trabajos tras la gran velada en la que antes tocaron Eldoradio. 

Fotografía: Dena Flows 

Autor: Txema Mañeru

Bookmark and Share