Conciertos

 

19-10-2016

Marah. Sala Sol, Madrid


1

Día de la hispanidad y los hermanos Bielanko nos visitan.

El concierto no empezaba hasta las 23.00 y poco más de las diez la sala ya comenzaba a llenarse, lo que me situaba en la postura de coger un buen sitio y cerveza en mano lo antes posible, sería un completo seguro

Conocidos especialmente por sus grandes directos, la gente no dudaría en perderse este concierto y menos después de conocer la noticia de “reconciliación” entre los hermanos.

Por razones de la vida, ambos decidieron hacer un parón en sus carreras y esperar que fuera el tiempo quién hablara. Los Bielanko tuvieron que elegir entre la banda y la responsabilidad... Serge tenía que ocuparse de sus hijos y reorganizar su vida. Dave no podía presionarle para seguir escribiendo, grabando, ir de aquí para allá. Aquellas circunstancias requerían un proceso y como dije, sólo el tiempo acabaría haciendo todo, siempre es cuestión de sólo y únicamente tiempo. El mismo que pasaron sin grabar, sin subirse a un escenario, les sirvió para darse cuenta de lo mucho que echaban de menos tocar juntos y a la banda. Bien, ¿qué suele ocurrir en este tipo de situaciones? Que lo que no termina, regresa más fuerte. Pues desde entonces, los hermanos han vuelto más poderosos que nunca.

A las 23.00 se abrieron las cortinas y allí estaba la banda de punta en blanco para la gran noche. Dave y Serge son hermanos, pero con roles totalmente diferentes y Dave sin duda es el “showman” por excelencia de MARAH. No se le ocurrió otra cosa que subirse al escenario con una camiseta del Atlético de Madrid, sí, del Atlético. Es un tipo muy peculiar, es capaz de llevar una boina, unas gafas de sol sobre la visera de la boina, una camiseta del Atlético bajo la americana y tocar la guitarra con unos guantes de rayas de dedos cortados… ¡qué tío más majo! En todo momento mostraron cariño y  cercanía por los allí presentes, así que nosotros sólo teníamos una misión, gozar, recibir aquella buena energía y disfrutar del conciertazo que ofrecieron. Nos hicieron bailar durante dos horas de “Kids in Philly”, canciones genuinas y potentes. No dudaron en hacer algún guiño a alguna de sus bandas, como Mumford and Sons, que se llevo la palma cuando Dave anunció la canción “Faraway You” añadiendo la coletilla “Esta canción es como Mumford and Sons, pero ésta es buena”. Independientemente del comentario, tiene el sonido de Mumford and Sons y también es buena, así que nos damos por satisfechos.

Con un gran concierto y las paces hechas, nos quedamos con estas palabras del “colchonero” que resumen parte de aquella noche.

“...echábamos de menos subirnos juntos al escenario de un pub justo después de que cayera el sol y diera comienzo la noche. También echábamos de menos volver a vernos, la mayor parte de nuestra vida la hemos pasado entre bastidores, en vestíbulos de hoteles, en furgonetas recorriendo autopistas,… Lo pasábamos genial en esas situaciones y echábamos en falta el volver a disfrutar de nuestros intereses comunes. Una vez rescatamos la banda, nuestra música sonaba más poderosa y convincente que nunca, ¡y a los chicos les encanta ver a su papá y al tío Dave haciendo el cafre con las guitarras! Es una maravillosa lección de la que ellos también pueden aprender, consiste en convertir las cosas tristes y oscuras de la vida en una fiesta del placer, el alma y la fraternidad”- Dave Bielanko.  

Autor: Cristina Sánchez

Bookmark and Share