Conciertos

 

06-10-2018

La URSS, Futuro Terror y Sudor. El Sol, Madrid


1

Puesta de largo del último larga duración de la banda granadina (aunque sus miembros provienen de Málaga y Sevilla) La URSS. Y es que aunque ya habían pasado por ese mismo escenario de la sala Sol a finales del pasado Abril acompañados de otros artistas de su sello actual, HUMO, todavía no se habían dado en la capital el homenaje que se merecían por haber parido la lógica y coherente continuación de “Maravillas del mundo” (pero todavía más ácido, crudo y oscuro) Un festín al que invitaron a otras dos de las más interesantes propuestas del punk nacional.

Los toledanos Sudor llevan más de diez años haciendo honor a su nombre cada vez que pisan, o merodean, un escenario, ya que prefieren tocar entre el público que encima de las tablas. En apenas 20 minutos descargaron un buen número de andanadas hardcore-punk de quitar el hipo rematadas con sus dos grandes himnos, “Tu coche, tu casa y tu novia” y “Algo en su cabeza hizo crack”. Son de mecha corta pero de enorme onda expansiva, como si una bomba hubiera caído en pleno corazón de la sala.

Poco a poco el público se fue reponiendo y acercando a las primeras filas del escenario para recibir a unos Futuro Terror que con tres elepés a sus espaldas se han convertido en unos referentes de la escena post-punk española, con un discurso inteligente, angustioso, intenso y existencialista. Es una banda tan grande que les perdonamos que la del pasado sábado no fuera su mejor noche, rematada con al atropello que sufrió “Salir de aquí”, uno de sus mejores temas y en el que José Pazos incomprensiblemente naufragó. Insisto, me han dado tan buenos momentos que se les perdona todo.

Pero la noche era de La URSS. Y no fallaron. Quizás les haya pillado un poco tarde este actual “boom” por el punk en castellano, cuando llevan más de una década fieles a su particular filosofía, pero no creo que les importe no gozar del reconocimiento que si tienen bandas como Biznaga o los propios Futuro Terror, ya que los andaluces de personalidad andan sobrados. Una personalidad reflejada en algunas de las mejores letras del panorama actual (“Curva de consumo ascendente” es el último gran ejemplo) y en un directo tan espídico como trascendente, oficiado por el histrionismo de su impagable frontman Áfrico, dotado por otro lado de una de las voces más personales del punk de hoy día. Defendieron su “Nuevo Testamento” de manera sublime y sin complejos, siendo incluso capaces de hacer hueco a esa especie de saeta que es la cuarta canción del álbum (lo siento, no encuentro el símbolo de la Cruz de Flamel en este Word) y que encaje dentro del terremoto sónico del resto de su repertorio. Esa es la gran baza de La URSS, quienes parecen tan poseídos por un drama lorquiano como por la urgencia del punk. Francotiradores de un estilo universal que lleva décadas espabilando la música, pero a la vez genuinamente identificados con sus raíces. Gracias y enhorabuena por hacernos partícipes de tan rotundas bodas de sangre.

Autor: Pepe Kubrick

Bookmark and Share