Entrevistas

 

27-02-2017

Downtown Losers, tormenta de blues rock sideral y apocalíptico


1

Hace un par de meses se comenzó a hablar de los Downtown Losers, un grupo que parecía surgido de la nada; aunque en realidad estaban tras él dos músicos veteranos: Dolphin Riot y Alber Solo. Pero poco más se sabía de ellos más allá del contagioso riff de “Vultures Drunkenness Blues”, un auténtico pelotazo cuyo vídeo no necesitó ni un mes colgado en YouTube para superar las 30.000 visualizaciones. Hoy nos brindan la oportunidad de presentar una nueva canción, “Your Grave Can’t Wait”, con un clip que podéis ya disfrutar en YouTube (https://www.youtube.com/watch?v=hwQV-ajrviE&t=57s) e incluso descargar en el Bandcamp de los Downtown Losers: https://downtownlosers.bandcamp.com/track/your-grave-cant-wait

Ambos temas están incluidos en “One-horse Town Apocalypse”, un tremendo álbum de debut del que adelantarán en breve una modesta tirada autoeditada en compacto, a la espera de que algún sello se involucre en el proyecto y les permita concentrarse en la música. Una vez escuchado queda bien claro que los Downtown Losers no son precisamente unos one hit wonder, y tenemos el honor de haberles hecho su primera entrevista...

Lo primero, enhorabuena por el disco que habéis grabado, me ha encantado. ¿Esperabais la entusiasta acogida que os ha brindado “Vulture Drunkness Blues”?

Gracias a ti, me alegro de que te guste el disco. La verdad es que nos ha sorprendido mucho, pero en realidad no sabemos cómo tomárnoslo, porque cuesta saber por qué un video consigue tantas reproducciones en YouTube. Se puede decir que es un buen comienzo para una banda que acaba de empezar y que existe casi por accidente: la idea no iba más allá de grabar unas canciones para desconectar y disfrutar del proceso, ¡pero nos fuimos viniendo arriba! (risas)

Pero, ¿cómo arrancó todo?

Yo no tenía en mente montar esta banda, sólo tenía unas cuantas demos, y una vez que decidí grabarla tiré de Alber, que es como mi hermano. Nos fuimos a los estudios ACME de Miguel Herrero, en Avilés, y se unió a la fiesta. Lo pasamos de puta madre grabando y después fueron ellos los que en realidad me convencieron de que el resultado merecía, como mínimo, montar una banda e intentar moverlo. Hoy en día puedes poner a funcionar una banda desde casa, con tu Mac y una taza de café; así que nos lanzamos y a ver ahora cómo van saliendo las cosas... De momento no tenemos sello, ni management, así que iremos haciendo la nuestra.

¿Cómo definiríais el sonido de Downtown Losers?

Somos una banda de blues a la que le gustan mucho los pedales fuzz y los músicos de antes de la segunda guerra mundial. El blues de delta es la premisa que sirvió como punto de partida. Luego nos metimos en el estudio y grabamos lo que nos dio la gana, pero sin perder de vista esos elementos, que son el centro de casi todos los temas y nuestra forma de entender el blues. Count Basie dijo que hay muchas formas de hacer blues, pero a fin de cuentas siempre acabas haciendo blues. ¡Amén!

¿Y de dónde sale ese sonido tan poderoso?

Usamos el Big Muff en algunos temas y el Octafuzz de Fulltone en otros. Grabamos las baterías en cinta, porque la comprensión que te da es única, y luego trabajamos en Pro Tools. El estudio es 100% analógico, así que utilizar el Mac agiliza mucho todo sin afectar demasiado al sonido. Usamos un equipo muy antiguo, Miguel añadió sintetizadores, teclados y en un tema sitar; mezcló y masterizó todo en analógico, por lo que ya no había vuelta atrás en la mayoría de temas. En nuestro Facebook podéis ver un video corto de Miguel mezclando (https://www.facebook.com/DowntownLosersBlues).

Pero lo que se respira va más allá de éste o aquel pedal o instrumento...

Sí, también ha afectado al resultado final el ambiente, el habernos metido a grabar sólo para divertirnos y mezclando todas las ideas que iban surgiendo sobre la marcha: voz, teclados, palmas y golpes (en “Bleeding So Slowly”), un teclado Farfisa de base con un riff muy delta y una voz a lo Screamin’ Jay Hawkins en “Unless You Do Blues”; y me encanta ese riff en “open G” con el fuzz al 11 en “Vultures Drunkenness Blues” o “Your Grave Can't Wait”.

Y el sonido de la batería también es muy especial…

Probamos diferentes técnicas para grabar las baterías, en “You Should Have Seen The Signs” la captamos en mono, con un aéreo como el que usaba Ringo y un micro al bombo, nada más. No sé si te estoy contestando con todo esto…

Lo que convendría aclarar es si se trata de tu disco en solitario, si sois un dúo…

Bueno, el hecho de que sean canciones de blues nos permite hacerlas como dúo sin ningún problema, porque originalmente eran guitarra y percusión, pero en realidad somos un trío. Alber, Miguel y yo. Tampoco nos preocupa demasiado, aunque suene raro. Hace casi un siglo, los músicos giraban con cualquiera capaz de hacer bailar a la gente, era cuestión de entretener para poder ganar algo de dinero. De hecho cuenta Son House que a Robert Johnson no le dejaba que cogiese la guitarra y se uniese a ellos, pero como insistía tanto acababa acompañándoles con la harmónica. También cuentan que el gran talento de Robert Johnson era en realidad ser capaz de tocar cualquier cosa, adaptándose al público del garito en el que estaba y conseguir que todo el mundo bailase. Lo contaba Elijah Wald en “Escaping The Delta”, él era capaz de tocar aquello que era popular en cada ciudad que visitaba, eso no suele destacarse porque supongo que desmitifica al guitarrista que vendió su alma al diablo, pero no podemos quedarnos solo con lo que nos parece más literario. La realidad era mucho más simple: había que llenar los locales de mujeres con ganas de juerga, porque eso atraía a los hombres y gastaban dinero en copas para emborracharlas. De ahí salía el sustento de los músicos, ya sabes, “Shake Your Money Maker”. No existía el concepto de banda, sólo eran músicos tratando de que les pagaran por tocar, acompañándose por la gente con la que estaban cómodos haciéndolo. Y yo quiero que haya algo de eso en Downtown Losers, del mismo modo que quiero que la mística de todo aquel universo esté presente en las canciones... Así que somos un dúo circunstancialmente, un trío en el estudio y podría decir que cualquiera capaz de hacer bailar al público puede subirse al escenario con nosotros.

Llevamos un rato hablando de blues, pero tras escuchar las primeras canciones del disco lo que me golpeó fue las contundencia de unas canciones que creo que se podrían calificar de hard rock, a veces con ecos a los Monster Magnet más espaciales…

Supongo que cada uno puede ver en ello una influencia u otra. Aunque puede recordar tanto a “Dopes To Infinity” de los Magnet como a “A Bothered Mind” de RL Burnside, dos discos que me parecen bestiales. Sin embargo, es por los sintetizadores que metió Miguel y que le dieron una vuelta al sonido, pero él no había escuchado Monster Magnet y tampoco RL es uno de sus referentes. De todos modos está genial que lo digas, en la música todas las opiniones son ciertas para quien las defiende, no hay aciertos ni errores, así que puede que tengas razón. Para mí la única canción con patrones hard rockeros es “Angry Ginger Woman Wanted”, lo demás no. Pero esto lo tienen que juzgar los demás, cada uno verá algo en el disco y para él será evidente, eso es parte importante de la música: el oyente añade a lo que escucha lo que piensa y siente, igual que encuentra mensajes que el autor jamás había pretendido lanzar.

En el interior del CD aparece una frase de John Lee Hooker, asumo que es una de las principales influencias… ¿Qué otras destacaríais?

Sinceramente, mis referentes para este disco han sido mis músicos de blues favoritos, que además de John Lee Hooker son Mississippi Fred McDowell, Son House, RL Burnside y Robert Johnson. Escucho muchísima más música pero para componer no me he fijado en nadie más con la única excepción de “You Should Have Seen The Signs” cuya letra tiene un contenido que requería de una canción más cercana al pop. Pero todos los riffs tienen algo que ver con el blues, es algo en lo que Alber estuvo de acuerdo, así que ninguno de los dos nos alejamos mucho del blues del delta.

 

Pese a eso, hay un abanico de sonidos interesante, no sé si voluntario o inconsciente; fruto del trabajo en ensayos o pura frescura.

Es cierto que las canciones tienen toques muy distintos, aunque si acaso se debe a la que todas las demos fueron grabadas improvisando y después llegamos al estudio sin ensayarlas, las revisábamos sólo una vez y a grabar, de modo que nuestros subconscientes han estado tan implicados que hay cosas en el disco en las que no hemos reparado ninguno de los dos. Lo mismo pasa con Miguel, él empezó a grabar cuando ya teníamos guitarras, bateras y voces… Simplemente añadió lo que le sugerían las canciones.

Perdóname que insista con lo del rock duro, máxime conociendo vuestro background...

Sí, yo soy muy fan de gente muy distinta, incluso opuesta, desde Dr Dre hasta Graveyard, pasando por AC/DC o Cream; y todo lo que te gusta puede acabar formando parte de lo que estás creando. Cuando ’77 giramos con Bullet, creo que los unos nos influimos a los otros. Ellos hicieron “Full Pull” y nosotros “Maximum Rock and Roll”. Ahora me estoy acordando de que con '77 actuamos en un festi cerca del pueblo en el que vive Angus y fuimos a su casa, nos recibió su mujer y nos cogió unos discos pero nos dijo que Angus no escucha nada moderno para que no le influya inconscientemente, pero afortunadamente aceptó los elepés. Lo que quiero decir es que todos estamos sometidos a muchas influencias y estímulos inconscientes, y si estás en un proceso creativo es casi inevitable que haya decenas de guiños inconscientes a discos y canciones que nos gustan a los tres.

Imagino que estaréis preparados para las inevitables comparaciones con White Stripes y Black Keys, ¿no?

Bueno, todo está inventado, pero si nos comparan con ellos no creo que sea por el sonido, ni por las canciones. Podría decirse que tanto ellos como nosotros tenemos el blues como premisa pero nada más. Supongo que lo dices por el vídeo, no sé, tampoco estaría nada mal que nos fuese como a ellos (risas). A Jack White le admiro mucho, sobretodo por lo que ha hecho fuera de White Stripes: Dead Weather y sus discos en solitario. The Black Keys son enormes, una banda brillante con una progresión exponencial. “Turn Blue” no es lo que algunos queríamos, pero son la banda más grande de lo que llevamos de siglo XXI, para mí no hay duda alguna al respecto. Desde su debut a principios de siglo hasta ahora no ha habido un grupo igual, ellos junto con Graveyard, el resto estamos a mucha distancia intentando hacer discos. Así sería un honor que de verdad nos comparasen con Black Keys.

Gracias por adelantar una nueva canción junto a esta entrevista, “Your Grave Can´t Wait”, que se puede descargar desde hoy mismo en Bandcamp (https://downtownlosers.bandcamp.com/track/your-grave-cant-wait) y disfrutar su vídeo en YouTube (https://www.youtube.com/watch?v=hwQV-ajrviE&t=57s)... ¿Va a ser éste vuestro proceder, ir presentando el disco canción a canción?

En realidad no tenemos un plan. Es sencillo ponerse en movimiento y compartir la música que hacemos, y no descarto ir lanzando los temas uno a uno en internet. Pero de momento vamos a fabricar algunas copias para moverlas, y si hay alguna discográfica, manager o editorial interesada en ayudarnos estaría genial. Pero paralelamente vamos a ir haciendo nuestro camino con las herramientas que tenemos gracias a internet y a ver hasta dónde somos capaces de llegar, de momento el vídeo ha tenido mucho feedback.

Digamos que alguien quiere comprar vuestro CD… ¿Qué tiene que hacer?

Si nos contactan a través de Facebook podemos enviar el disco. Puede que también llevemos algunas copias a alguna tienda céntrica de Madrid y Barcelona, no lo hemos pensado, supongo que vamos a intentar editarlo a través de algún sello, pero de un modo u otro acabará moviéndose a través de internet.

¿Habrá vinilo?

Si todo va bien sí, nos gusta mucho el vinilo. La verdad es que yo escucho mucha música a través de Spotify, porque tengo poco tiempo para sentarme a poner LP’s, pero es una de las pocas formas de relajarme en casa cuando tengo un rato libre. Sería muy cool editarlo en vinilo, además el artwork quedaría genial a ese tamaño, porque he intentado que la portada sea tan atractiva como las canciones. Así que espero que a la gente le guste los suficiente como para que sea posible fabricar en vinilo.

Volvamos a la música, este “Your Grave Can’t Wait” encaja con la pegada de “Vultures”...

Bueno, “Vultures” es el primer riff que tuvimos, la primera demo que grabamos. Además tiene una estructura muy tradicional, pero el resultado tiene un toque de space rock como comentábamos antes. Creo que nos representa bastante bien. “Your Grave Can’t Wait” también es un riff en “open G”, fue idea de Alber; vino al local y me lo enseñó, grabamos la demo la primera vez que lo tocamos juntos, básicamente el se puso a tocar y yo le seguí… Y así se quedó de cara al estudio. También es muy representativa. De todos modos en el disco hay un viaje desde este tipo de canciones hasta un terreno mucho más oscuro y tradicional. Hemos dividido el disco en dos caras, como los LP’s, estos dos temas abren el disco, poco a poco la cosa se va retorciendo. Tengo ganas de que la gente que sienta curiosidad pueda escucharlo entero.

Por lo que he podido intuir en las letras, portada del disco y de los singles… No me extrañaría que hubiera una historia o concepto detrás del conjunto, aunque quizá sólo se trate de imaginería o fijaciones vuestras…

Sí que hay una historia detrás de las canciones. Es mi forma de escribir. Las letras giran alrededor de una historia, ambientada en un futuro en el que la humanidad ha alcanzado un punto de no retorno, llegando a la conclusión de que, antes de alcanzar el nivel tecnológico necesario para convertirnos en una civilización interplanetaria, la contaminación y el cambio climático acabarían con la vida como la conocemos y eso tiene una larga lista de consecuencias. Escribí bastante al respecto, es una pasatiempo como cualquier otro. Las letras están todas basadas en esto, pero no cuentan una historia concreta, no tiene una línea argumental, es el diseño conceptual del álbum. La portada hace referencia a ello y me pareció una buena frase, creo que resume bastante lo que quería decir. Cada línea significa algo, aunque no importe lo más mínimo, cada verso del blues cuenta una una historia.

Por cierto, no me ha quedado claro si en directo vais a llevar más músicos o seréis sólo los dos.

Supongo que sí, llevaremos más músicos. Tocar en directo con Alber es muy sencillo, nos entendemos muy bien, así que supongo que la base es esa. Miguel es nuestro líder espiritual y también nos entendemos a la perfección, aunque podemos actuar como dúo sin problemas si es necesario, ya que Miguel vive en Asturias y puede ser complicado coordinarse. De todos modos vuelvo a lo de antes, no nos ceñimos al concepto establecido de banda. Dependerá de muchos factores, lo que tenemos claro es que siempre que Alber, Miguel y yo podamos seremos un trío, pero podemos hacer un bolo con sección de viento si nos cuadra, actuar como dúo, en acústico… lo importante es hacer blues y se puede hacer de muchas formas.

Alber y tú os conocéis muy bien, habéis tocado juntos en varios proyectos...

Sí, me entiendo muy bien con él, porque además de Downtown Losers trabajo con él en sus canciones (tanto en su primer disco como en el segundo, que lo estamos trabajando ahora). También estamos juntos en The Killing Wolf, con Alejandro Marín al bajo. Somos un power trío de blues, hacemos versiones y tocamos bastante en Madrid y alrededores. Nos lo pasamos genial y podemos hacer bolos de más de dos horas tocando clásicos y haciéndolos nuestros. El disco lo grabamos en directo, guitarra y batera, Alber y yo. Creo que el resultado es cojonudo, creo que el feeling que tenemos tocando juntos también es una de las claves del sonido del disco.

Nicke Royale o Dave Ghrol comenzaron aporreando una batería y acabaron escribiendo canciones, cantando, tocando la guitarra… ¿Te ves así en el futuro?

No creo (risas). Yo no tengo ninguna intención, ni el talento necesario, ¡y no sé cantar! Una cosa es grabar demos y otra subir a un escenario, además mi instrumento es la batería, no me imagino tocando otra cosa en directo. Si tocase en un grupo en el que pudiese limitarme a tocar lo haría sin problemas, como en ’77. Pero es difícil encontrar una banda en la que estar cómodo así que decidí hacerlo yo e invitar a gente con la que tengo una confianza ciega. De nuevo lo que hablábamos sobre los músicos de antes de la guerra. Es cierto que Nicke es mi mayor referente en todos los sentidos, pero no tengo intención de intentar seguir sus pasos, la verdad. Supongo que si hacemos un segundo disco también seré el compositor principal pero me limitaré a tocar la batería, las maracas y la pandereta, ¡eso es lo que me gusta! (risas) Alber toca demasiado bien como para que lo haga otra persona. También canta genial, es capaz de grabar voces casi a primera toma, lo cual abarata mucho la grabación y aporta muchísimo a las canciones con su voz.

La verdad, es que sin pretender restarte mérito alguno, es cierto que Alber está tremendo con las guitarras. Además vi en Facebook que se ha tatuado la letra del “Purple Haze”, esa filiación hendrixiana imprime carácter, supongo.

Hay dos referentes de Alber que están muy presente en el disco, Hendrix es uno de ellos, sin lugar a dudas. De hecho nuestra obsesión con el fuzz tiene que ver con él. También es un referente como cantante y creo que ha quedado latente en los temas. El otro es Elmore James, el puto rey del slide. Para Alber y para mi es un icono, “One-horse Town Apocalypse” o “We’ll Be Eaten By The Wolves”, son buenos ejemplos de esto. 

Supongo que es pronto para saberlo, pero por lo que cuentas, el nacimiento de los Downtown Losers ha sido prácticamente casual, con unas canciones que se podrían haber quedado en un cajón… ¿Algún plan para el futuro de Downtown Losers?

Es pronto, suene como suene: no tenemos ningún plan. ¡No hay nadie al volante! (risas) La verdad es que nos hemos ido animando poco a poco, el vídeo está teniendo muy buena respuesta, así que la idea es seguir poco a poco, aprovechando las ventajas que tenemos gracias a internet y si conseguimos al apoyo de algún sello, editorial o management veremos que nos pueden ofrecer.

Me sumo a los entusiasmados brasas porque el disco lo merece, es de lo mejor que he escuchado en los últimos años y deseo que os vaya realmente bien…

Me alegro mucho, tío, es un honor. Si te animas no nos vendría nada mal una hoja de promo para mover el disco, si nos puede echar un cable

¡Acepto el reto!

Autor: J.F. León

Bookmark and Share