Conciertos

 

06-06-2017

BBK Music Legends Festival. Centro La Ola BBK, Sondika-Bilbao.


1

Ni la lluvia, torrencial en ocasiones, ni el barro formado, impidieron un espectacular festival con satisfacción generalizada por parte del respetable. La consolidación del Festival ha sido un hecho tras una buena primera edición que no tuvo la esperada respuesta popular. Este año había un cartel más atractivo aún. Además la organización aprendió de errores pasados y ha conseguido un estupendo y especial Festival que creemos va a quedar totalmente consolidado. Además de grandes clásicos más atractivos en el cartel han mejorado la calidad de sonido de una manera espectacular. También eran más cómodos y rápidos los accesos al recinto con la nueva Línea 3.

Siguen con sus loables fines sociales y por ello Motxila 21 fueron los encargados de abrir el Festival. La mayoría de sus miembros son muchachos con síndrome Down y están acompañados por unos monitores que acompañan con algunos instrumentos. Quizás ellos fueran los verdaderos culpables de que todos los conciertos estuvieran entre el notable alto y la matrícula de honor. Su entrega, sus ganas de pasárselo bien, su falta de complejos provocaron las sonrisas y la simpatía de todos los que pudimos llegar a primera hora. Se atrevieron a versionar hasta a Van Morrison y tampoco faltaron a la cita sus historias propias contando sus penurias diarias. Además también cayeron Queen o Fermín Muguruza.

Posteriormente llegó Ruper Ordorika con su fantástica banda derrochando su habitual clase y sazonando unos cuantos clásicos de su amplísima trayectoria con alguno de los temas de su buen y todavía reciente nuevo disco. A la gene que vino de fuera y no le conocía aún les dejó claro porque es una especie de combinación para nosotros entre Lou Reed y el Neil Young más reposado.

Luego llegaban las tracas del día. Georgie Fame como un chaval a sus 76 años y muy bien respaldado por sus hijos en la sección de ritmo. Sacando chispas a su órgano y tocándonos todos esos clásicos entre los que no pudo faltar su contagioso “Yeh-Yeh!” o su homenaje a Ray Charles. Su también usual “Bring It On Home To Me”, de Sam Cooke, lo tuvo que ceder para un sorprendentemente entregado a la causa Van Morrison. A cambio se atrevió, en esta ocasión, hasta con Willie Nelson.

Las consideraciones del respetable fueron unánimes. Con todos los que pude hablar opinaban que era el mejor concierto que habían visto a “El León de Belfast”. Sonido, repertorio, simpatía y guiños al espectador. Así subió el mismísimo Georgie Fame, como en los viejos tiempos, a tocar el Hammond en tres canciones. Una de ellas, fue cumbre particular para un servidor. ¡Genial “Vanlose Stairway”! Antes había dado clases de jazz con su “Moondance”, como luego las daría de swing con una cálida y preciosa toma de esa perla romántica que es “Have you ever told you lately that I love you?”. Como no lo hemos dicho antes te diremos que para el tema de Sam Cooke tuvo la inestimable ayuda de una emocionada Imelda May. Hacia el final la fiesta de “Wild Night” y la habitual traca final con “Brown Eyed Girl” y el “Gloria” de sus Them. Unos 20 temas y hora y media, como siempre. Pero el sonido, los resultados y el feedback no fue el de siempre. ¡Grande, Van Morrison…por una vez también en directo!
Cerró la noche con un muy buen concierto Rubia que presentó su novedad “The Game” con una banda de categoría.

El siguiente día la cosa comenzó mucho antes. Ya para las 14 horas pudimos disfrutar con una sesión vermouth a cargo de los Mud Candies que nos alegró el cuerpo bien acompañados por unos buenos pintxos. Presentaron canciones de su inminente nuevo disco. Derrocharon simpatía y entrega con el xilófono o sentados en el escenario y se atrevieron hasta con el “Jolene” de la Dolly Parton aunque acercándolo un poco a los White Stripes. ¡Van para arriba!
El Gran Wyoming Y Los Insolventes nos dieron su habitual lección de rock’n’roll aunque esta vez algo más desordenada y con más clásicos españoles. Claro que al no contar con sus dos horas habituales de desparrame… Nos volvió a hacer reír con sus parrafadas y repaso a Johnny Winter, Frank Zappa (¡el verdadero puto amo!), Rosendo, Leño, Siniestro Total, The Buggles o su polémico “Resistiré” del Dúo Dinámico pero con una letra muy “política”. Lo pasó bien el día anterior viendo a Van Morrison y volvió a disfrutar en su actuación aunque no estaba tan pimplado como la última vez que lo gozamos en el Kafe Antzokia.

De ahí en adelante todo volvió a ir otra vez hacia arriba y ni la lluvia, ni el barro pudo acabar con la marea de impermeables de colores que estarán secándose, por si acaso, para ir al X Festival de Andoain (The Bevis Frond, Ebbot Lundberg, Penny Ikinger, The Limiñanas, Peralta,… y todo gratis) el sábado 17 de junio; o para el próximo Azkena con Fogerty e Isaak. The Steepwater Band demostraron porque están considerados como una de las mejores bandas de rock-blues americano y rock sureño. Algunos los tienen como mantenedores de la antorcha de los Black Crowes. No seré yo quien les lleve la contraria.

Imelda May es, con diferencia, la artista foránea más joven del festival. ¡No importa! Dejó bien claro que también va para clásica y para futura “Music Legend”. Ha dejado atrás su pelo rubio y su rockabilly molón. También ha dejado atrás un fallido matrimonio y en su nuevo disco, “Life, Love, Flesh, Blood” ya apreciamos por su título que nos habla de sus últimos cambios vitales. Además con producción del mago T-Bone Burnett. En formación de octeto con dos vientos quedó claro su sonido mucho más orientado ahora al soul y al blues. Con muchos momentos también de auténtico rock’n’roll pero sin trasladarse a los años 50 como antaño.

Alpha Blondy & The Solar System son para el que esto suscribe la mejor banda de reggae africana de todos los tiempos. También me pareció su mejor actuación entre nosotros. Conectó con el respetable con sus obligadas soflamas políticas. No pudo faltar su “Brigadier Sabari” o su paseo or “Jerusalem”. Y claro, volvió a cautivar al público más rockero con su excelente versión del “Wish You Were Here” de los Pink Floyd que casualmente habíamos disfrutado también en esa semana en los dedos de Slash. ¡Curioso! Hasta José Ángel Iríbar, “El Txopo”, mejor portero de la historia anduvo por ahí disfrutando del concierto y el festival en general.

Ya podía que no pudiéramos aguantar más y que estuvo bien mientras duró. Pero quedaba “La Puta Mula y el Puto Warren! Algunos pensaban que igual hasta suspenderían el concierto por la reciente muerte de su amigo y compañero en The Allman Brothers, Gregg. Algunos de los mejores rockeros del mundo, como Martín, desde León, llevaban su camiseta de los Gov´t Mule y su gorra de Gregg Allman. Hasta lucían con pasión y devoción su reciente fotografía conjunta con el difunto. Pues bien, Los Mule todavía subieron más el listón de Van Morrison y de un brillante festival y nos acabaron de llevar a la gloria. Hubo homenaje claro a Gregg con “Soulshine” y “Dreams”. También hubo carga política hacia Trump como la de su nuevo disco, “Revolution Come… Revolution Go”. Ahí estuvo esa reinventada y cruda “Stone Cold Rage”. “Birth of The Mule” fue otro relincho en toda regla. Pero por encima de todo planeó esa magia con las múltiples guitarras de Wayne, su emotiva voz y esa apisonadora de banda detrás, también con unos teclados imprescindibles. ¡Volvieron a confirmar que son la mejor jam band de los últimos 25 años y además pusieron el magnífico broche a un festival que nos deparará muchos más inenarrables momentos! Salió mucho a colación entre los asistentes lo de “Blade Runner”. ¡A ninguno de los presentes se nos desvanecerán los ecos de lo vivido como lágrimas en la lluvia, a pesar de que está fue la única compañera no deseada!

Fotografía: Dena Flows 

Autor: Maria Aurora Gaspar García

Bookmark and Share